La historia de Miguel

Cuando Miguel tenía 4 años comenzó a realizar cosas extrañas, lo que yo llamaba “manías”, y por mucho que intentase que dejase de hacerlo, él me decia “mamá, pero si no puedo!”.

Estamos hablando de chasquidos de dedos antes de hablar, palmadas, sonidos con la garganta, guiños de ojos, tocar absolutamente todo y luego tener que chuparse los dedos… cada día y en cada momento, sin mencionar su déficit de atención, hiperactividad y problemas de actitud en el colegio por todo lo que le estaba pasando.

Los primeros años fueron visitas medicas especialistas absurdas, intentos de medicación para que el niño “estuviese quieto” a los que me negué y dejé de acudir a los mismos y aceptar, que mi niño era así.

Casi 4 años después y a través de Google, encontré el Síndrome de Tourette y lloré al leer y comprobar que estaban describiendo a mi niño (ya tenía los 8 años), por lo que de ahí a su diagnóstico definitivo solo pasaron meses.

Hoy Miguel tiene 17 años, hemos pasado por acoso escolar, por ridiculizaciones por parte del profesorado, faltas de apoyo familiar, crisis muy fuertes de la enfermedad, medicaciones que empeoraban en lugar de mejorar… pero hoy día, mi hijo acepta y convive con el Tourette y se realiza cada día siendo él mismo y acercándose sólo a quien le quiere y acepta.

4 años son muchos para el diagnótico de cualquier enfermedad y eso es lo que, en parte, yo trato de evitar con su difusión.

Ángela.680083C7-38AE-4451-ADEB-BCBF9B8B8671

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s